Nuevo Submariner

2020-09-01

El Oyster Perpetual Submariner y el Oyster Perpetual Submariner Date, relojes de buceo profesional por excelencia, presentan un rediseño de su caja ligeramente ampliada a 41 mm de diámetro. De ahora en adelante estarán equipados respectivamente con el calibre 3230 —presentado este año— y el calibre 3235.

LA CONQUISTA DE LAS PROFUNDIDADES

Rolex presenta la nueva generación de su Oyster Perpetual Submariner y su Oyster Perpetual Submariner Date, modelos que encarnan el vínculo histórico que une a la marca con el mundo del submarinismo. Estos dos relojes lucirán en lo sucesivo una caja rediseñada y ligeramente ampliada a 41 mm de diámetro —cuyas formas destacan gracias a los reflejos luminosos sobre los flancos de la carrura—, así como un brazalete de proporciones renovadas. Están equipados con movimientos a la vanguardia de la tecnología relojera, respectivamente el calibre 3230, presentado por la marca este año, y el calibre 3235, que dispone de la función de fecha además de la hora y se introduce por primera vez en la gama Submariner.

Fiel a la estética histórica del modelo, el nuevo Submariner, en acero Oystersteel, viste de negro su esfera y su bisel giratorio con disco Cerachrom. La modalidad en versión Rolesor amarillo (combinación de acero Oystersteel y oro amarillo de 18 quilates) del Submariner Date combina, por su parte, una esfera azul real y un bisel giratorio con disco Cerachrom azul.

Dos modalidades del Submariner Date, una en acero Oystersteel y la otra en oro blanco de 18 quilates, presentan una original configuración estética: la esfera y el bisel giratorio con disco Cerachrom lucen colores diferentes. La primera combina, así, una esfera negra con un bisel verde, y la segunda una esfera negra con un bisel azul.

Como todos los relojes Rolex, el Oyster Perpetual Submariner y el Oyster Perpetual Submariner Date cuentan con la certificación de Cronómetro Superlativo, que garantiza su excelente rendimiento en la muñeca.
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • Oyster Perpetual Submariner, 41 mm, acero Oystersteel
  • UNA HISTORIA FUERA DE LO COMÚN

    La creación del Submariner está íntimamente ligada al auge del submarinismo. A comienzos de la década de 1940, la exploración de las profundidades experimenta un giro significativo gracias a la aparición del buceo con escafandra autónoma. Entonces Rolex desempeña un papel fundamental en el desarrollo y la fabricación de relojes de pulsera cronómetros herméticos, en especial gracias a la caja Oyster, patentada en 1926. Dado que aspira a crear el reloj más adaptado a las necesidades de los submarinistas, la marca se embarca a partir de los años 1950 en un proceso de experimentación que implicará numerosas y fructíferas colaboraciones con los pioneros del buceo. Las experiencias vividas y los consiguientes avances técnicos desembocarán, en 1953, en el lanzamiento del Submariner, primer reloj de pulsera de buceo hermético hasta 100 metros de profundidad.

    Tan solo un año después de su lanzamiento, el Submariner ya es hermético hasta 200 metros de profundidad. Enseguida conoce otras innovaciones técnicas, entre ellas la adición de una cápsula luminiscente a la aguja de las horas —con el fin de que se distinga con claridad del minutero— y de protectores de la corona.

    En 1969, Rolex presenta un modelo dotado de la función de fecha: el Submariner Date. Su hermeticidad, garantizada entonces hasta 200 metros de profundidad, se refuerza en 1979 y pasa a 300 metros. El Submariner, por su parte, será hermético hasta esta misma profundidad a partir de 1989.

    Con el paso del tiempo, el Submariner y el Submariner Date se desmarcan del elemento marino que los vio nacer para conquistar también la tierra firme. Estos relojes‑herramienta cuyo rendimiento es bien conocido se convierten, tanto en tierra como bajo el agua, en arquetipos del reloj de acción.


    LEGIBILIDAD Y FUNCIONALIDAD

    Durante una inmersión, poder leer la hora sin equívoco es una cuestión de supervivencia. Por eso la esfera del Submariner y del Submariner Date presenta un diseño sencillo y limpio. Las agujas de las horas y de los minutos claramente diferenciadas por su tamaño y su forma, así como los índices con formas geométricas elementales —triángulo, círculo y rectángulo—, contribuyen a una lectura de la hora instantánea y fiable que evita a los submarinistas cualquier riesgo de confusión bajo el agua.

    El Submariner y el Submariner Date disponen, además, de visualización Chromalight: las agujas y los índices están cubiertos o rellenos de un material luminiscente de larga duración que emite una tenue luz azul cuando el reloj está inmerso en la oscuridad. Sobre el bisel, el cero de la graduación, indicado por un triángulo, también resulta visible en la oscuridad gracias a un chatón que contiene el mismo material luminiscente.

    CERÁMICA DE ALTA TECNOLOGÍA

    Rolex ha desempeñado un papel pionero en el desarrollo de cerámicas especiales para la fabricación de biseles monobloque y discos de bisel monobloque. Particularmente resistentes a las rayaduras, estos materiales presentan colores inalterables y de una intensidad poco común. La marca ha desarrollado un savoir‑faire y unos métodos de fabricación exclusivos e innovadores que le permiten producir estos componentes de cerámica con total independencia.

    En las modalidades presentadas del Submariner y Submariner Date, el bisel giratorio unidireccional está dotado de un disco Cerachrom graduado 60 minutos en cerámica negra, verde o azul, que permite a los submarinistas leer su tiempo de inmersión con total seguridad. Las graduaciones y los números, moldeados en hueco, se colorean depositando platino u oro amarillo mediante una técnica PVD (Physical Vapour Deposition, depósito físico de vapor). Gracias a las muescas de su contorno, que ofrecen un excelente agarre, el bisel puede manipularse cómodamente, incluso con guantes.


    EL ROLESOR, LA UNIÓN DEL ORO Y EL ACERO OYSTERSTEEL

    Combinación de oro de 18 quilates y acero Oystersteel en un mismo reloj Rolex, el Rolesor supone una verdadera firma de la marca desde 1933, fecha en la que se registró el nombre. Es el encuentro de dos metales: uno, noble y precioso, fascina por su brillo e inalterabilidad; el otro, reputado por su resistencia a a la corrosión, garantiza robustez y fiabilidad. Estas características reflejan perfectamente la fusión de elegancia y rendimiento lograda por los relojes Rolex.

    En la nueva modalidad en versión Rolesor amarillo del Submariner Date, el bisel, la corona y los elementos centrales del brazalete son de oro amarillo de 18 quilates, mientras que la carrura y los elementos laterales son de acero Oystersteel.

    CAJA OYSTER, SÍMBOLO DE HERMETICIDAD

    La caja Oyster de las modalidades presentadas del Submariner y del Submariner Date, ejemplo de robustez y fiabilidad, garantiza una hermeticidad de hasta 300 metros. Su carrura se trabaja a partir de un bloque macizo de acero Oystersteel, una aleación especialmente resistente a la corrosión, u oro blanco de 18 quilates. Su fondo bordeado por un fino sistema de acanalado está herméticamente enroscado con ayuda de una herramienta especial que permite que únicamente los relojeros de Rolex accedan al movimiento. La corona Triplock, provista de un sistema de triple hermeticidad y de protectores tallados en la carrura, se enrosca sólidamente a la caja. El cristal —coronado por la lente Cyclops en la posición de las 3 h para una mejor lectura de la fecha— está realizado en zafiro prácticamente imposible de rayar. Totalmente hermética, la caja Oyster protege de forma óptima el movimiento de alta precisión que alberga en su interior.


    LOS CALIBRES PERPETUAL 3230 Y 3235

    El Submariner y el Submariner Date de nueva generación están equipados respectivamente con el calibre 3230 —presentado este año— y el calibre 3235, movimientos completamente desarrollados y manufacturados por Rolex. Estos movimientos mecánicos de cuerda automática, concentrados de tecnología, han sido objeto de varios depósitos de patente. Ofrecen mejoras esenciales en materia de precisión, autonomía, resistencia a los golpes y a los campos magnéticos, comodidad de uso y fiabilidad.

    El calibre 3230 y el calibre 3235 cuentan con el escape Chronergy patentado por Rolex, que combina un alto rendimiento energético con una gran seguridad de funcionamiento. Está fabricado en níquel‑fósforo y es insensible a los campos magnéticos. Estos movimientos cuentan también con una versión optimizada de la espiral Parachrom azul, fabricada por la marca en una aleación paramagnética exclusiva que hace que sea hasta diez veces más precisa que una espiral convencional en caso de golpes. La espiral Parachrom azul está provista, además, de una curva final Rolex que garantiza la regularidad de la marcha en todas las posiciones. El oscilador está montado sobre amortiguadores de golpes Paraflex de alto rendimiento, desarrollados y patentados por Rolex, que ofrecen al movimiento una resistencia mayor a los golpes.

    Los dos calibres llevan un mecanismo de cuerda automática por rotor Perpetual. Gracias a su arquitectura de barrilete y al rendimiento superior de su escape, posee una reserva de marcha de aproximadamente 70 horas.


    BRAZALETE OYSTER Y CIERRE DE SEGURIDAD OYSTERLOCK

    Las modalidades presentadas del Submariner y del Submariner Date están equipadas con un brazalete Oyster. Desarrollado a finales de la década de 1930, este brazalete con eslabones de tres elementos destaca por su robustez.

    El brazalete Oyster de estos nuevos relojes está equipado con un cierre de seguridad desplegable Oysterlock, diseñado y patentado por Rolex, que previene cualquier apertura involuntaria. Dispone asimismo del sistema de extensión Rolex Glidelock, desarrollado y patentado por la marca. Constituido por una cremallera integrada bajo la tapa del cierre, este dispositivo particularmente ingenioso funciona mediante un eslabón corredizo dotado de un diente que se fija en la muesca deseada. El Rolex Glidelock del brazalete Oyster cuenta con diez muescas de unos 2 mm cada una; permite ajustar fácilmente y sin herramienta alguna la longitud del brazalete unos 20 mm.

    El brazalete Oyster de la modalidad en oro blanco de 18 quilates del Submariner Date incluye también insertados de cerámica en el interior de sus eslabones para aumentar su fluidez de uso y su longevidad.

    Además, un sistema de fijación invisible ofrece una perfecta continuidad visual entre el brazalete y la caja.


    CERTIFICACIÓN DE CRONÓMETRO SUPERLATIVO

    Como todos los relojes Rolex, el Oyster Perpetual Submariner y el Oyster Perpetual Submariner Date cuentan con la certificación de Cronómetro Superlativo redefinida por Rolex en 2015. Esta denominación exclusiva atestigua que cada reloj que sale de los talleres de la marca ha superado con éxito una serie de pruebas llevadas a cabo por Rolex en sus laboratorios internos y con arreglo a sus propios criterios. Estas pruebas de certificación se efectúan al conjunto del reloj, una vez encajado el movimiento, con el fin de garantizar su rendimiento superlativo en la muñeca en materia de precisión, hermeticidad, cuerda automática y autonomía. La precisión de un Cronómetro Superlativo Rolex es del orden de −2 /+2 segundos al día, es decir, más del doble de la que se le exige a un Cronómetro oficial.

    El estatus de Cronómetro Superlativo se simboliza mediante el sello verde que incluyen todos los relojes Rolex y que va acompañado de una garantía internacional de cinco años.

    Contenido relacionado

    LA HERMETICIDAD PERFECTA

    Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta Hans Wilsdorf es el de hallar una solución para proteger las cajas de los relojes de los riesgos que suponen el polvo o la humedad que, al filtrarse en el interior del movimiento, pueden provocar obstrucción y oxidación respectivamente. En una carta escrita en 1914, comparte su voluntad con la casa Aegler, con la que trabajó Rolex: «Hay que encontrar el modo de crear una pulsera‑caja impermeable».

    LA HERMETICIDAD PERFECTA

    NUEVO DATEJUST

    El Oyster Perpetual Datejust 31 se presenta en versión Rolesor blanco (combinación de acero Oystersteel y oro blanco de 18 quilates) y provisto de esferas en tonalidades variadas con índices o números romanos facetados en oro blanco de 18 quilates.

    NUEVO DATEJUST

    NUEVO OYSTER PERPETUAL

    Completamente renovada, la gama Oyster Perpetual se amplía con un nuevo modelo con un diámetro de 41 mm: el Oyster Perpetual 41. El Oyster Perpetual 36, por su parte, amplía su variedad con nuevas esferas en colores luminosos. Estos dos relojes albergan el calibre 3230.

    NUEVO OYSTER PERPETUAL

    NUEVO SKY‑DWELLER

    El Oyster Perpetual Sky‑Dweller luce por primera vez un brazalete Oysterflex. En la modalidad propuesta —fabricada en oro amarillo de 18 quilates—, esta innovadora correa de elastómero de alto rendimiento está dotada de un cierre Oysterclasp y dispone del sistema de extensión Rolex Glidelock para una mayor comodidad de uso.

    NUEVO SKY‑DWELLER