El brillo revelado de los diamantes

Rolex presenta sus últimas creaciones, fruto de su savoir‑faire único. Entre ellas, nuevos Day‑Date 36 y Lady-Datejust, adornados por la luz de sus diamantes.
Rolex presenta sus últimas creaciones, fruto de su «savoir‑faire» único. Entre ellas, nuevos Day‑Date 36 y Lady‑Datejust, adornados por la luz de sus diamantes.

Los diamantes son eternos, y proceden de la noche de los tiempos. Su belleza en bruto, conformada en las profundidades de la Tierra durante más de mil millones de años, exige revelarse mediante la delicadeza de un facetado, o la gracia de un reflejo.

El gemólogo y el engastador actúan conjuntamente para revelar esta luz. Uno selecciona las piedras y el otro las coloca, una a una, sobre la esfera, el bisel, la caja o el brazalete. Son gestos de una minuciosidad excepcional, transmitidos de generación en generación, que se perfeccionan sin cesar con el paso de los años. Gestos repetidos varios cientos de veces para ultimar los ornamentos de los nuevos Day‑Date 36 y Lady-Datejust.

Los nuevos Oyster Perpetual Day‑Date 36 lucen índices, números y correa de piel de aligátor a juego. Son color coral en la modalidad de oro amarillo de 18 quilates, turquesa en la de oro blanco de 18 quilates y burdeos en la de oro Everose de 18 quilates. Adornados con diamantes, estos Day‑Date 36 reinterpretan un modelo emblemático y prestigioso desde el prisma de las piedras preciosas.

El nuevo Oyster Perpetual Lady‑Datejust, engastado de 1089 diamantes repartidos entre la carrura, el bisel, la esfera y el brazalete President, se presenta como una joya excepcional cuya luz y brillo embellecerán las muñecas más delicadas.

Galería