Cosmograph Daytona

El Oyster Perpetual Cosmograph Daytona es el reloj de referencia de los apasionados por los automóviles y la velocidad.

Modelo emblemático presentado en 1963, el Cosmograph Daytona se diseñó para responder a las necesidades de los profesionales de la competición automovilística. Dotado de un bisel con escala taquimétrica y equipado con un movimiento mecánico de alto rendimiento completamente desarrollado y manufacturado por Rolex, este cronógrafo que se ha convertido en legendario es el instrumento ideal para medir un intervalo de tiempo o determinar la velocidad media.



UN CRONÓGRAFO HECHO PARA LA CARRETERA

El Cosmograph Daytona se creó para ser la mejor herramienta de cronometraje de los pilotos de automovilismo gracias a su precisión y fiabilidad, y ofrece una excelente legibilidad de sus funciones. La aguja central de los segundos del cronógrafo permite medir un tiempo con la exactitud de 1/8 de segundo; los dos contadores situados en la esfera en la posición de las 3 h y las 9 h muestran el tiempo transcurrido en minutos y horas, respectivamente.


MEDICIÓN DE UNA VELOCIDAD HASTA 400 UNIDADES POR HORA

La escala taquimétrica sobre el bisel, de metal o cerámica técnica, del Cosmograph Daytona permite leer una velocidad media en una distancia determinada en función del tiempo cronometrado. Esta escala, que ofrece una óptima legibilidad, convierte al Cosmograph Daytona en el instrumento perfecto para medir una velocidad hasta las 400 unidades por hora, ya se trate de kilómetros, de millas o de cualquier otra unidad de medida.


EL COSMOGRAPH DAYTONA, CERTIFICADO COMO CRONÓMETRO SUPERLATIVO

Como todos los relojes Rolex, el Cosmograph Daytona cuenta con la certificación de Cronómetro Superlativo, redefinida por Rolex en 2015. Esta denominación exclusiva atestigua que cada reloj que sale de los talleres de la marca ha superado con éxito una serie de pruebas llevadas a cabo por Rolex en sus laboratorios internos y con arreglo a sus propios criterios. Estas pruebas de certificación se efectúan al conjunto del reloj, una vez encajado el movimiento, con el fin de garantizar su rendimiento superlativo en la muñeca en materia de precisión, hermeticidad, cuerda automática y autonomía. El estatus de Cronómetro Superlativo se simboliza mediante el sello verde que incluyen todos los relojes Rolex y que va acompañado de una garantía internacional de cinco años.

La precisión de cada movimiento —con certificado oficial de Cronómetro emitido por el Control Oficial Suizo de Cronómetros (COSC)— se pone a prueba de nuevo tras el encajado para satisfacer criterios mucho más estrictos que los de la certificación oficial. Así, la precisión de un Cronómetro Superlativo Rolex es del orden de –2/+2 segundos al día (la desviación de marcha tolerada por la marca para un reloj terminado es mucho menor que la admitida por el COSC para la certificación oficial del movimiento por sí solo).

Esta cadena de pruebas de certificación de Cronómetro Superlativo, efectuada gracias a un equipo de alta tecnología especialmente desarrollado por Rolex y mediante una metodología exclusiva que simula las condiciones reales de uso, más representativas de la experiencia cotidiana del cliente, está completamente automatizada y permite controlar además la hermeticidad, la cuerda automática y la reserva de marcha de la totalidad de los relojes Rolex. Estos controles tras el encajado completan sistemáticamente las pruebas de calificación realizadas durante la concepción y fabricación de los relojes, todo ello para garantizar la fiabilidad, robustez y resistencia a los campos magnéticos y a los golpes.



CAJA OYSTER, SÍMBOLO DE HERMETICIDAD

La caja Oyster del Cosmograph Daytona, con un diámetro de 40 mm y que garantiza una hermeticidad de hasta 100 metros de profundidad, es un ejemplo de robustez y fiabilidad. Su carrura se trabaja a partir de un bloque macizo de acero Oystersteel, una aleación particularmente resistente a la corrosión, oro de 18 quilates o platino 950. Su fondo, con un fino sistema de acanalado, está herméticamente enroscado con ayuda de una herramienta especial; tan solo los relojeros autorizados por Rolex pueden acceder de este modo al movimiento. La corona Triplock, provista de un sistema de triple hermeticidad y de protectores tallados en la carrura, se enrosca sólidamente a la caja, así como los pulsadores. El cristal está realizado en zafiro prácticamente imposible de rayar. Totalmente hermética, la caja Oyster del Cosmograph Daytona protege de forma óptima el movimiento que alberga en su interior.




CALIBRE PERPETUAL 4130

El Cosmograph Daytona está equipado con el calibre 4130, un movimiento cronógrafo mecánico de cuerda automática completamente desarrollado y manufacturado por Rolex. La arquitectura y la fabricación de este movimiento, así como las innovaciones que presenta, le confieren su excelente rendimiento en materia de precisión y fiabilidad. La función cronógrafo se basa en un reducido número de componentes, lo que mejora la fiabilidad del movimiento, que es un concentrado de tecnología. Se activa mediante un mecanismo de rueda de pilares y un embrague vertical que permite un arranque instantáneo y enormemente preciso.

El oscilador del calibre 4130 está dotado de un volante de gran tamaño e inercia variable, ajustado de forma altamente precisa con ayuda de tuercas Microstella en oro. Se mantiene firme gracias a un puente transversal, cuya altura es ajustable, que lo fija en una posición muy estable a fin de aumentar la resistencia a los golpes.

El calibre 4130 consta de una espiral Parachrom azul, fabricada por Rolex en una aleación paramagnética. Además de ser insensible a los campos magnéticos, esta espiral ofrece una gran estabilidad frente a las variaciones de temperatura y es hasta diez veces más precisa que una espiral convencional en caso de golpes. Está provista de una curva final Rolex que garantiza la regularidad de la marcha en todas las posiciones.

El calibre 4130 dispone de un mecanismo de cuerda automática por rotor Perpetual, que garantiza una carga de cuerda continua del muelle de barrilete, proporcionando una energía constante gracias a los movimientos de la muñeca. Su reserva de marcha es de aproximadamente 72 horas.

El movimiento del Cosmograph Daytona, que únicamente puede ser visto por los relojeros autorizados por Rolex, presenta un acabado extremadamente cuidado, reflejo de las rigurosas exigencias de la marca en materia de calidad.


BRAZALETE Y CIERRE: SEGURIDAD Y COMODIDAD

El Cosmograph Daytona está provisto, según la modalidad, de un brazalete Oyster de tres elementos o de un brazalete Oysterflex, tanto uno como otro equipados con un cierre de seguridad Oysterlock, diseñado y patentado por Rolex, que previene cualquier apertura involuntaria. Estos brazaletes cuentan además con el cómodo sistema de extensión rápida Easylink, desarrollado por la marca, que permite ajustar fácilmente su longitud en unos 5 mm, para una comodidad óptima en todas las situaciones.

El brazalete Oyster del Cosmograph Daytona dispone de un sistema de fijación invisible que ofrece una perfecta continuidad visual entre el brazalete y la caja. Además, en las modalidades en oro Everose de 18 quilates o platino 950, incluye insertados de cerámica en el interior de los eslabones para aumentar su fluidez de uso y su longevidad.

El brazalete Oysterflex, desarrollado y patentado por Rolex, combina de un modo único la robustez y fiabilidad de un brazalete metálico con la flexibilidad, comodidad y estética de una correa de elastómero. Este innovador brazalete está formado por dos láminas metálicas flexibles —una para cada uno de los ramales— revestidas de elastómero negro de alto rendimiento.



Modelos

Modelos

Contenido relacionado